El Crowdfunding inmobiliario. Comparativa

Desde hace algunos años, bajo el paraguas de Internet y las nuevas tecnologías han surgido nuevas formas de obtener rentabilidades interesantes en los diferentes mercados que han supuesto una auténtica disrupción respecto de los modelos tradicionales. Dentro de estas nuevas formas podemos distinguir varios modelos diferentes entre los que destacan: el crowdfunding en startups (o crowdequity) y el crowdlending y con ellos compararemos a Housers.

Las diferencias entre los diferentes modelos son muy importantes. En Housers los miembros de nuestra comunidad son los que deciden dónde y cuánto comprometer en cada oportunidad. A través de sus aportaciones adquieren la propiedad del bien inmueble y, por tanto, son los propietarios del mismo. A cambio de su capital se recibe la parte proporcional del alquiler y de la venta futura del inmueble que le corresponda.

En el crowdequity el dinero que se destina a adquirir una participación en el capital de la sociedad, es decir, eres propietario de la sociedad y, por tanto, si esta llega a producir beneficios en el futuro se recibirá una parte de los mismos.

Por último, en el crowdlending uno se convierte en un prestamista a pequeña escala (lo que viene a ser un banco pero en diminuto) y recibe a cambio de su dinero un interés pactado con anterioridad.

housers, crowdfunding, crowdlending

Housers ha optado por el mercado inmobiliario porque pensamos que es un sector mucho más seguro y beneficioso para obtener un buen rendimiento por nuestro capital. Como curiosidad, dentro de todo este mundo de nuevas empresas nuestro modelo nos identifica como proptech.

¿Cuáles son las principales ventajas de Housers frente al crowdequity y al crowdlending?

En Housers el riesgo que corres es mucho menos. Tú eres el propietario de un bien inmueble y, por tanto, todos los meses recibirás la parte que del alquiler que te corresponda más la futura venta, es decir, todos los meses vas a tener unos ingresos.

No obstante, si nos situamos en un momento donde el precio de la vivienda vuelve a caer, los alquileres siempre actúan de colchón por lo que la pérdida de rentabilidad es mucho más baja (Ver el capítulo del seguro del alquiler en nuestro Manual del Inversor).

En el sector inmobiliario se produjo una recesión brutal del mercado hace unos años y desde 2014 ha comenzado a dar claros síntomas de recuperación que cada vez parecen más sólidos y así lo atestiguan fuentes como el INE, el Colegio de Registradores o el Ministerio de Fomento y que han sido publicadas por diferentes medios de comunicación.

En definitiva, existe una posibilidad de pérdida de rentabilidad como en cualquier inversión no libre de riesgo, pero con un bien físico la pérdida total del capital invertido es imposible.

 

En el caso del crowdlending aunque se intente asegurar, la posibilidad de impago está presente y el cobro se puede a complicar demasiado con trámites judiciales. Por otro lado, el usuario no es propietario de nada sino que únicamente posee un derecho de cobro sobre el prestatario. El riesgo es patente.

En este sentido algunos usuarios de plataformas de crowdlending han elaborado un documento sobre la morosidad existente en este tipo de financiación con datos desde 2012. Según estos datos para un total de 1.600 préstamos concedidos existe una tasa de morosidad del 14%.

En el caso del crowdlending y la situación actual del mercado el problema es la situación que viven muchas PYMES, que no es la mejor actualmente. Por lo que por muchos análisis e intentos de asegurar los pagos lo más posible, el riesgo de impago sigue presente al depender de la marcha económica de un tercero sobre el que el control que puede tener el prestamista es muy escaso o casi nulo.

Por otro lado encontramos el crowdequity en startups el cual presenta una rentabilidad potencial – no real – muy alta pero también unos riesgos muy elevados puesto que no deja de tratarse de aportar capital a una empresa en sus inicios y en esos casos todo es posible, aunque la idea inicial fuese casi perfecta.

Respecto a la situación del mercado en el mundo startup ya se han dado varios avisos desde diferentes medios (CNN,Capital Riesgo o Forbes entre otros muchos) y por diferentes expertos en inversiones en este sector como Bill GurleyMarc Andreessen de que estamos en una situación de riesgo muy similar a la vivida en 1999 con la crisis de las “puntocom”.

 

Es evidente que cualquier que todas estas nuevas formas conllevan riesgos, pero siempre será mejor tener como garantía un bien de primera necesidad que puedes ver y tocar a un simple derecho que por mucha seguridad con la que se intente vestir el cobro, puede dificultarse.

Además, gracias al market place que estamos ultimando la inversión en vivienda ha dejado de ser ilíquida y a través de nuestras herramientas de BIG DATA puedes contemplar en todo momento y en tiempo real cómo están evolucionando los precios y, por tanto, cómo está marchando tu inversión.

En resumen, ¿el mercado inmobiliario a través de Housers, crowdequity o crowdlending?, la decisión es tuya pero Housers se ha encargado de reducir al máximo todos los riesgos asociados a la compra de inmuebles.

2 Comments

  1. Estoy de visita en Barcelona y me interesa invertir en el mercado Inmobiliario. Naci en Peru pero radico y soy naturalizado Norteamericano. Quiero probar con una aportacion de 10,000 $. Recomienda abrir Cuenta en banco espanol ?

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*