Entrevista a Housers en Invertia

Housers en Invertia

El pasado 17 de febrero se publicó en Invertia, web sobre asuntos y temas financieros, una entrevista a Tono Brusola, CEO de Housers.

Aquí os dejamos el texto completo.

Invertir en el mercado inmobiliario ha dejado de ser un coto vedado a los pequeños bolsillos y ahora basta con disponer de 100 euros para invertir en la adquisición de viviendas y locales comerciales mediante una fórmula denominada crowdfunding inmobiliario que en nuestro país ha aterrizado de la mano de Housers.

Tono Brusola, director general de Housers, que se ha convertido desde el pasado mes de septiembre en la primera plataforma de crowdfunding inmobiliario que permite en España adquirir inmuebles de manera colectiva a través de Internet, explica que con esta iniciativa lo que pretenden es hacer accesible a todos los bolsillos la adquisición de viviendas, una compra que consideran rentable y segura pero que hasta la fecha era patrimonio de unos pocos, los que tenían dinero en efectivo para comprar o podían endeudarse con el banco.

El mecanismo para invertir con esta nueva fórmula es sencillo: el usuario accede a la web de Housers elige un inmueble y compra una ‘participación’ con la que después obtiene una rentabilidad por dos vías: en un principio, recibe unos ingresos procedentes del alquiler que se le abonan en su cuenta mes a mes y después, cuando se vende el inmueble, recibe su parte proporcional de la revalorización del mismo.

Y es que Brusola aclara que el objetivo final de cada operación es vender el inmueble, para lo cual en Housers ponen un objetivo de venta que es el 35% del valor del inmueble, “y hasta que alcanza ese precio o alguien lo compra se alquila, por lo que el inversor recibe unas rentas mensuales y, posteriormente, cuando se venda se beneficiará de la revalorización de la vivienda o del local en cuestión.

El director general de Housers asegura que trabajan con rentabilidades brutas del alquiler de entre el 6 y el 8% y asegura que en la descripción de cada inmueble se detalla además la rentabilidad neta del arrendamiento, es decir descontando los gatos de comunidad, las obras, etc.

El representante de esta plataforma inmobiliaria señala entre las ventajas para los posibles interesados que ofrece este instrumento el hecho de que “simplifica mucho la vida” al inversor, ya que la empresa se encarga en buscar inmuebles, de encontrar los inquilinos, de reemplazar a los arrendatarios en el caso de que se vayan, del mantenimiento de la vivienda, de la gestión del alquiler, así como de las reformas que sean necesarias en los inmuebles antes de proceder a su venta, puesto que, como destaca Brusola, muchos de los inmuebles que seleccionan necesitan una rehabilitación, reformas o un ‘lavado de cara’ antes de su alquiler y su posterior venta.

Diferencias y garantías

Cuando se le pregunta qué diferencia a Housers de una Socimi, Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria, el responsable de esta empresa responde que “la principal diferencia está en que en Housers eliges en qué inmueble participas con lo que puedes seleccionar productos con un perfil de bajo riesgo y también decidir la cantidad que quieres invertir en cada uno, mientras que en las Socimi son los fondos los que deciden por ti y tú no sabes en que productos van a invertir ni diversificar”. Para después, recalcar otra importante diferencia que el inversor que opta por Housers se convierte en propietario del inmueble, aunque sea colectivo, lo que no ocurre cuando se participa en una Socimi.

Además, este directivo señala que en el caso de las Socimi cotizadas, éstas pueden verse afectadas por los vaivenes de la Bolsa y también por las necesidades de financiación de los inversores, lo que no ocurre con el crowfunding inmobiliario.

A favor de este sistema de inversión, el director general de Housers también apunta el hecho de que ellos ofrecen “rentabilidades netas superiores al 5% y eso no te lo dan los bancos con sus fondos o si se invierte en deuda.

Respecto a los riesgos que puede correr quien invierta con este nuevo sistema, el directivo explica que todo va a depender de cómo funcione el mercado inmobiliario y de la evolución de los precios, pero precisa que con objeto de que este peligro sea menor, los inmuebles que se eligen tiene un precio inferior al de mercado, por lo que les supone mayor potencial de revalorización. Con un mensaje tranquilizador para quienes están planteándose invertir en vivienda: “aunque los precios bajaran mucho el inversor podría compensar esta merma de la rentabilidad a través de la explotación del alquiler”.

Otro elemento con el que la plataforma pretende conjurar el riesgo para los inversores que supondría que las casas y locales no se alquilen, es buscar inmuebles en barrios donde haya mucha demanda, (actualmente en Madrid, Valencia y próximamente en Barcelona) lo que garantiza que el inmueble siempre está ocupado”, subraya el representante de la plataforma, quien presume de que muchas de sus inmuebles se han alquilado en 24 horas. Otras cautelas para dar seguridad es que cuentan con un seguro de alquiler, petición de avales a los inquilinos y un colchón para imprevistos.

Asimismo precisan desde Housers que sus operaciones también tiene “a garantía de los bancos, ya que el 80% del proyecto se financia con una hipoteca bancaria”. Es decir que ocurre al revés de lo que sucede cuando una particular pide una préstamo hipotecario a un banco, que se le concede por el 80% del valor de la vivienda y el comprador tiene que aportar el 20% restante.

Otra cuestión importante para un posible usuario es cuándo puede recuperar su inversión. Según, Tono Brusola, en la actualidad el inversor debe aguantar hasta que se cumpla el objetivo de venta del inmueble, pero explica que están trabajando para que, a partir de marzo, el propio inversor pueden vender sus participaciones, lo que daría una liquidez inmediata.

Housers también ofrece a sus clientes colaborar con promotores en la rehabilitación de edificios, en la construcción de viviendas, en la reforma de apartamentos, operaciones en los que el inversor aporta capital para el proyecto en forma de préstamo, unas operaciones en las que la mayoría de las veces también existe la figura del banco que aporta capital al mismo y la plataforma y sus inversores son una vía complementaria más de financiación para el promotor.

Brusola recalca que el crowfunding es una oportunidad para que un público que no pueden comprar una vivienda solo pero que de esta forma puede hacerse un “portfolio” interesante y concluye que ellos se consideran una inmobiliaria, pero “una inmobiliaria 2.0, una gestora patrimonial del futuro”.


Noticia

4 Comments

  1. Asimismo precisan desde Housers que sus operaciones también tiene “a garantía de los bancos, ya que el 80% del proyecto se financia con una hipoteca bancaria”. Es decir que ocurre al revés de lo que sucede cuando una particular pide una préstamo hipotecario a un banco, que se le concede por el 80% del valor de la vivienda y el comprador tiene que aportar el 20% restante.

    No acierto a comprender la diferencia entre que “…ya que el 80% se financia con una hipoteca bancaria” y “cuando un particular ….

    Saludos.

    • Hola Pedro,

      El medio al transcribir la entrevista debe de haber cometido algún error y se ha liado.

      En Housers las oportunidades con financiación bancaria se hacen por un 20% aproximadamente y el resto lo financian nuestros inversores mientras que en la vida real ocurre al contrario; a un particular se le concede una hipoteca por el 80% y debe aportar el 20 restante.

      Un saludo y muchas gracias por tu comentario

    • Hola Carlos,

      Estamos llevando a cabo todos los trámites necesarios para poder implementarlo tan pronto como sea posible pero no podemos dar una fecha concreta, somos los primeros interesados en poder dotar de una liquidez total a las inversiones.

      Un saludo

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*