La democratización de la compra inmobiliaria

democratización de la inversión inmobiliaria

La democratización de la compra inmobiliaria ha sido uno de los objetivos principales marcados por Housers desde su inicio.

El estallido de la burbuja inmobiliaria en nuestro país puso al descubierto muchas de las carencias no sólo de nuestro sistema sino también de cómo no se debe proceder a la hora de comprar.

El mercado de la vivienda desde el punto de vista del inversor siempre ha estado muy restringido, principalmente por la gran cantidad de recursos que se requerían para poder adquirir una propiedad y, en muchas ocasiones, la dificultad para obtenerlos. Por otro lado, por la cantidad de trámites y gastos que conllevaba y que suponía un aumento importante del coste principal. En resumen, no existía una democratización de la compra inmobiliaria.

La mayoría de las personas, cuando han invertido en vivienda lo han hecho asumiendo riesgos muy altos y desconociendo gran parte de las consecuencias de sus actos. Era muy común tener unos ahorros y, con ellos más una hipoteca (¡¡¡a 30 ó 40 años y sobre el 100% del inmueble!!!) llevar a cabo la operación. El problema residía principalmente en que el inversor conseguía su bien a cambio de un apalancamiento excesivo, esto es, a cambio de endeudarse, pagando intereses muy altos, costes de apertura, notarios, etc.

Y además de todo, el propietario real del inmueble era el banco, algo que muchos no tuvieron en cuenta. Todos recordamos esas fotos tan bien diseñadas por los departamentos de marketing del banco, donde se ve a una pareja sonriente sujetando las llaves de una casa. Es para indignarse sabiendo que no están dándote nada, sino vendiendo un producto que se llama hipoteca y que, por mucho que te digan, que es tu casa, en el fondo es del banco hasta que no acabes de pagarla, incluyendo todos los costes de estudio, apertura, intereses, cancelación, el seguro de vida, el del hogar, la nómina, un plan de pensiones, y… bueno lo que se les ocurra ya que no tienes otra solución.

No obstante a favor de los compradores, hay que decir que ésta era casi la única posibilidad que existía si se carecía del capital suficiente, por lo que realmente no existía una verdadera democratización de la compra inmobiliaria.

El problema es que, ante la falta de conocimiento o ante las escasas posibilidades, actuar de esta forma era correr un alto riesgo. Se pensaba de una forma completamente cortoplacista, asumiendo que con la simple renta pagada por el inquilino se cubriría el coste de la hipoteca, sin tener en cuenta las posibles averías que pudiesen surgir, los impuestos a pagar, los problemas de impago o incluso el destrozo por una mala elección del arrendatario.

Si las cosas empezaban a torcerse el inversor tenía que responder para solucionarlas lo que a medio plazo suponía una importante pérdida de la supuesta alta rentabilidad que en un principio iba a obtener.

En Housers, conscientes de todos estos problemas y de las grandes oportunidades que puede ofrecer el sector, si las cosas se hacen con el análisis y la prudencia requeridas, hemos ofrecido la posibilidad de comprar en un mercado muy complejo de una forma enormemente sencilla y con múltiples ventajas, es decir, la democratización de la compra inmobiliaria es un hecho:

  • No necesitarás endeudarte. Compra a partir de 100€ y seguirás siendo un propietario con todas las de la Ley. pones tu límite.
  • Podrás Diversificar tu riesgo participando en varios inmuebles y no destinando toda tu capacidad de endeudamiento a un solo bien, por lo que si existiese un problema en uno quedará compensado con tus otras participaciones.
  • Tus expectativas de rentabilidad no sufrirán ningún recorte drástico por situaciones imprevistas, por un mal análisis o por una falta de previsión. Nosotros hacemos todo eso por ti, con la garantía de que los proyectos que finalmente aparecen en la plataforma han sido estudiados con una enorme meticulosidad.
  • Olvídate de gastos adicionales, ya están contemplados por lo que pudiese pasar.
  • No tendrás que perder parte de tu tiempo en trámites burocráticos, notarios o registros, Housers se encarga de todo.

Y lo más importante, ahora eres el propietario real de un bien inmueble. El tener unas llaves, por muy bien que quede, no te hace el dueño.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*